Noticias

Domingo 11 Junio 2017

¿Los complejos vitamínicos son un derroche?

Con cierta regularidad aparecen noticias en los medios que afirman que tomar vitaminas es un sinsentido. Con mucho gusto vamos a explicarte por qué no lo es.

 

En 2013, científicos escribieron en la reputadísima revista Annals of Internal Medicine: "…creemos que la cuestión está clara: la suplementación con la mayor parte de las vitaminas y minerales no ofrece a los adultos que comen saludablemente ninguna ventaja clara e incluso podría ser dañina". [1]

 

Cada dos por tres, sale en los medios de comunicación: si comiéramos según el "Disco de los Cinco", nadie necesitaría tomar vitaminas. El "Disco de los Cinco" se basa en las directrices sobre buena alimentación del Consejo de Salud de los Países Bajos. ¿Pero quién cumple estas directrices? ¿A cuántas personas podemos clasificar como "adultos que comen saludablemente"?

 

Solo un 25% come "sano"  

Aproximadamente un cuarto de la población cumple las directrices sobre buena alimentación del Consejo de Salud de los Países Bajos, según un estudio del Instituto Central de Estadística de los Países Bajos de 2015 [2]. Por tanto, los holandeses no comen la suficiente fruta y verdura como para cubrir sus necesidades diarias de vitaminas y minerales. Lo mismo se puede decir de los Estados Unidos, de donde procede el artículo citado.

 

Hubo muchas críticas a este artículo aparecido en la revista Annals of Internal Medicine. "No es ningún secreto que los consumidores de este país no ingieren las cantidades recomendadas de nutrientes solo a partir de la dieta. Los complejos de vitaminas y minerales son una alternativa asequible", afirmaron, por ejemplo, algunos científicos del instituto de investigación Globalresearch [3].

 

Además, sucede que ni siquiera quienes comen "sano" (es decir, según las directrices sobre buena alimentación del Consejo de Salud) obtienen por definición suficientes nutrientes. Algunas de las causas son el empobrecimiento del suelo agrario, la selección y manipulación de las cosechas, la recogida temprana de la fruta y la excesivamente simple alimentación y el limitado espacio para moverse de pollos, cerdos y vacas. Puedes leer más al respecto en nuestro libro blanco "Suplementación básica".

 

Información que confunde 

Pero ¿cuál es entonces el origen de este tipo de noticias? ¿No deberíamos confiar en que están basadas en estudios científicos? En efecto, lo están, pero el problema es que se ha hecho poca investigación de calidad acerca de los complejos vitamínicos. "Hay ya mucha investigación sobre los efectos de una o dos vitaminas (...), pero los efectos de varias vitaminas, como las que incluyen los complejos, aún no se han estudiado bien", afirman los investigadores [6]. Además, los resultados son muchas veces contradictorios, en parte porque en cada estudio se utilizan diferentes complejos vitamínicos.

 

Escasa fidelidad terapéutica 

Un problema importante es la escasa fidelidad terapéutica. Al igual que ocurre con las medicinas, la fidelidad terapéutica con los suplementos alimenticios deja mucho que desear. Entre el 30 y el 60% de las personas no se toman las vitaminas y/o medicinas recomendadas, o no lo hacen con la frecuencia indicada [4]. Esto también sucede en el marco investigador [3]. La falta de fidelidad terapéutica hace que los resultados obtenidos no se aproximen a la realidad. Por tanto, cuando se publican cosas basadas en conclusiones de estudios de este tipo, siempre se produce confusión.

 

Suplementos a bajas dosis 

Otro gran problema es el uso de suplementos alimenticios a baja dosis. En un gran estudio con hombres no se encontró ninguna relación significativa entre la función cognitiva y el consumo de complejos vitamínicos [3]. Sin embargo, el complejo utilizado contenía solo 25 μg de B12 y 20 μg de selenio, justo una vitamina y un mineral, respectivamente, en las que la dosis alta es importante para el metabolismo cerebral. Incluso los propios investigadores admitieron que "quizá se han usado dosis demasiado bajas" [3].

 

Investigación científica de calidad sobre complejos vitamínicos 

Por suerte, también hay estudios científicos bien planteados sobre el consumo de complejos vitamínicos. Algunos de ellos, con resultados espectaculares.

 

  • En un estudio realizado entre 344 mujeres americanas que querían quedarse embarazadas resultó que el consumo diario de un complejo multivitamínico pudo reducir drásticamente el riesgo de aborto espontáneo. En las mujeres que usaron un multivitamínico antes de la concepción hubo una reducción media del riesgo del 55% en comparación con las mujeres que no consumieron ninguno. Cuando las mujeres siguieron tomando un multivitamínico durante la gestación, el riesgo de aborto espontáneo fue hasta un 79% menor [5].

 

  • En un estudio clínico doble ciego y con control placebo con más de doscientas personas adultas sanas se demostró que, tras dos meses, las personas que tomaban vitaminas en lugar del placebo se sentían menos cansadas durante los tests cognitivos y que también rendían mejor en ellos. Además, el grupo que usó vitaminas fue más rápido a la hora de solucionar problemas matemáticos que el grupo de control [6].

 

  • Otro estudio doble ciego y con control placebo observó durante ocho semanas el uso de multivitamínicos entre personas de 50 a 74 años.  El resultado fue que los complejos mejoraban significativamente determinados aspectos de la memoria. Los investigadores concluyeron que desde muy pronto tras el comienzo de la suplementación se aprecian beneficios sobre ciertos factores de riesgo del deterioro cognitivo [7].

 

¿La conclusión? De ningún modo son un derroche los complejos vitamínicos, sino más bien un complemento esencial para cualquier patrón alimentario (sano). Por eso siempre recomendamos como suplementación básica un complejo vitamínico completo y de calidad. Lo que sí es importante es que las vitaminas y minerales necesarios vengan en dosis lo suficientemente altas y en una forma con buena absorción para obtener un resultado óptimo.

 

Fuentes 

  1. Grodstein F, O’Brien J, Kang JH, et al. Long-Term Multivitamin Supplementation and Cognitive Function in Men: The Physicians’ Health Study II. Annals of Internal Medicine. 2013;159(12).
  2. https://www.cbs.nl/nl-nl/nieuws/2015/17/nederland-eet-onvoldoende-groente-fruit-en-vis
  3. http://www.globalresearch.ca/flawed-research-used-to-attack-multivitamin-supplements/5365047
  4. http://www.pwnet.nl/geen-categorie/nieuws/2012/6/therapie-ontrouwheid-kost-nederland-miljarden-1015923
  5. Buck Louis GM, Sapra KJ, Schisterman EF, Lynch CD, Maisog JM, Grantz KL, et al. Lifestyle and pregnancy loss in a contemporary cohort of women recruited before conception: The LIFE Study. Fertil. Steril. 2016 Jul;106(1):180–8. PubMed:
  6. Haskell CF, Robertson B, Jones E, et al. Effects of a multi-vitamin/mineral supplement on cognitive function and fatigue during extended multi-tasking. Human Psychopharmacology. Aug 2010;25(6):448-461.
  7. Harris E, Macpherson H, Vitetta L, Kirk J, Sali A, Pipingas A. Effects of a multivitamin, mineral and herbal supplement on cognition and blood biomarkers in older men: a randomised, placebo-controlled trial. Human Psychopharmacology. Jul 2012;27(4):370-377.