Noticias

Domingo 8 Julio 2018

El efecto antiedad del ayuno regular


El retraso del proceso de envejecimiento es un tema de estudio que está de moda. En los últimos diez años se han llevado a cabo numerosas investigaciones sobre el efecto del ayuno, también llamado restricción calórica. ¿Pero qué es lo que pasa exactamente a nivel celular?

 

Los estudios demuestran que un patrón alimentario con restricción de calorías puede prolongar la vida. Sin embargo, las variantes extremas de las curas de ayuno solo están al alcance de unos pocos. Una forma de ayunar que sí funciona con mucha gente es el ayuno intermitente. Con él se come normal durante cinco días y, en los otros dos, aproximadamente 300 calorías, lo cual sirve para calmar el hambre más acuciante.

 

Beneficios para la salud 

Se sabe por experimentos con animales que la restricción de calorías prolonga el tiempo de vida y retrasa los procesos de envejecimiento degenerativos. Para las personas, la restricción calórica también conlleva numerosos beneficios para la salud. Aumenta la sensibilidad a la insulina, reduce la adiposis, el estrés oxidativo y los procesos inflamatorios de bajo grado, se eliminan las células no funcionales (es decir, potencialmente peligrosas) y mejoran los procesos de regeneración.

 

Ahora la pregunta es qué pasa exactamente a nivel celular y molecular. Otras cuestiones que se plantean son qué influencia tiene la restricción calórica sobre las células madre y si se pueden potenciar sus efectos beneficiosos de forma natural.

 

Investigación con células madre

Una de las claves de la prolongación de la vida está en las células madre. Una reciente investigación ha demostrado que la restricción calórica puede recuperar la capacidad de reparación de las células madre. El estudio, realizado en el prestigioso Massachusetts Institute of Technology (MIT), revela que la pérdida de funcionalidad de las células madre, inherente al envejecimiento, se puede revertir ayunando durante 24 horas. Los científicos descubrieron que, en ratones, ayunar mejoraba en gran medida la capacidad de reparación de las células madre. Y ello no solo entre los ratones jóvenes, sino también en los de más edad.

 

Células madre hay en diferentes lugares del cuerpo. Así, la médula ósea es una fuente de células madre a partir de las cuales crecen diferentes células sanguíneas. También el tubo digestivo contiene células madre adultas que posibilitan la sustitución de todas las células intestinales con otras nuevas. Al igual que con las demás células madre (adultas, no embrionarias), la capacidad de reparación de las del intestino se reduce con el transcurso de los años. Ello hace prácticamente imposible la reparación de infecciones gastrointestinales u otras patologías que afectan al intestino.

 

Las células epiteliales de este órgano forman el revestimiento interno de la pared intestinal. Estas células se renuevan en su mayor parte cada cinco días. Cuando se produce una herida o una infección, las células madre ponen en marcha la renovación mediante división celular. A medida que las personas envejecen, esta capacidad regenerativa se va reduciendo, y la pared intestinal tarda cada vez más en restaurarse. Las células madre intestinales son, por así decirlo, las que más trabajan en el intestino, y pueden originar más células madre y diferentes tipos de células intestinales. Los investigadores norteamericanos se han centrado sobre todo en intentar comprender cómo la restricción calórica durante un periodo de 24 horas mejora el funcionamiento de las células intestinales jóvenes y viejas.

 

Llamativa capacidad de regeneración

Los científicos tomaron muestras de células madre intestinales de los ratones después de haber ayunado estos durante 24 horas, y las cultivaron en una placa de laboratorio, pudiendo así determinar si las células pueden formar "miniintestinos", conocidos como organoides. Los investigadores descubrieron que las células madre de ratones que habían ayunado 24 horas tenían el doble de capacidad de regeneración.

 

Interruptor metabólico

Un análisis molecular reveló que las células madre aisladas de estos ratones pasaban a usar otra fuente de combustible. Ayunar había hecho que estas células quemasen ácidos grasos en vez de glucosa, lo que sería lo normal en un estado anabólico. Para averiguarlo, los científicos determinaron la secuencia del ARN mensajero aislado a partir de las células de los ratones en ayunas. En pocas palabras, un interruptor metabólico provoca que las células madre pasen a quemar ácidos grasos, lo que mejora en consecuencia la capacidad de regeneración.

 

Proteínas reguladoras de información silente (SIRT) y resveratrol

Otro estudio científico señala que la restricción calórica (la reducción de la ingesta de energía hasta el 60% con un aporte óptimo de nutrientes) activa un grupo de enzimas, las sirtuínas. Lo interesante es que las sirtuínas (SIRT 1-7) influyen en toda una serie de procesos celulares: el envejecimiento, la muerte celular programada (apoptosis), las inflamaciones, la resistencia al estrés y la administración eficiente de la energía. Además, las sirtuínas también pueden regular procesos circadianos y la biogénesis mitocondrial.

 

Además de la restricción calórica, también hay componentes de las frutas, las verduras y las hierbas que influyen en la producción de sirtuínas. Un conocido estimulador, entre otros, de la SIRT1 es el resveratrol, presente de forma natural en las uvas y el vino. Se ha visto en experimentos con animales que la suplementación con resveratrol es buena para retrasar los procesos de envejecimiento a través de su efecto sobre la SIRT1. También mejora la tolerancia a la glucosa y la sensibilidad a la insulina en el hígado y el tejido muscular.

 

Otros beneficios para la salud del resveratrol se relacionan con un mejor metabolismo energético y un efecto protector sobre el corazón y los vasos sanguíneos. Los estilbenoides, emparentados con el resveratrol, se clasifican entre los salvestroles que tienen efectos similares. De ahí que comer alimentos vegetales (de muchos colores) llenos de fitonutrientes sea tan sano.

 

Conclusión

En resumen, la restricción calórica tiene un efecto prolongador de la esperanza de vida. La causa es que las células madre pasan a quemar ácidos grasos. Otros mecanismos están relacionados con la activación de un grupo de proteínas llamadas sirtuínas, que pueden ser activadas, por ejemplo, por el resveratrol.

 

 

Referencias

https://medicalxpress.com/news/2018-05-fasting-boosts-stem-cells-regenerative.html

https://www.sciencedaily.com/releases/2018/05/180503142852.htm

http://naturafoundation.nl/monografie/salvestrolencomplex.html