Noticias

Sábado 4 Noviembre 2017

Inhibir el apetito en el cerebro más rápido


¿Solo relacionas la ghrelina y la leptina con el apetito y la saciedad? En ese caso, los investigadores de la Universidad de Warwick (Reino Unido) tienen una sorpresa para ti: han descubierto que dos aminoácidos específicos pueden inhibir el apetito más rápidamente.

 

Los aminoácidos son algo más que los componentes principales de nuestras proteínas. También por separado poseen interesantes propiedades. Así, la Universidad de Warwick (Reino Unido) ha descubierto que la L-lisina y la L-arginina pueden inhibir el apetito mucho más rápido. Esto puede dar resultados a la hora de controlar el sobrepeso a través de la dieta.

 

Tanicitos y apetito 

Los investigadores pusieron un concentrado de L-arginina y L-lisina en las células cerebrales de ratones.  Con ayuda de la fluorescencia y un microscopio se pudieron observar las reacciones que se produjeron. En treinta segundos, se vio que las células cerebrales llamadas tanicitos enviaban señales a la parte del cerebro implicada en el apetito.

 

Los tanicitos son células cerebrales (gliales) que se encuentran alrededor del tercer ventrículo y que tienen ramificaciones hacia el hipotálamo. Un estudio reciente ya demostró que los tanicitos en el hipotálamo pueden influir en el peso y la actividad metabólica de ratones [2].

 

Aunque se detectó sobre todo L-lisina y L-arginina, los tanicitos reaccionaron también a otros aminoácidos. Estos actúan a través del mismo mecanismo, por lo que también pueden reducir el apetito. No obstante, su efecto parecía ser menor.

 

Papilas gustativas del umami 

Los investigadores descubrieron que se envía información a los tanicitos acerca de los aminoácidos ya desde la boca. Esto se produce a través de las papilas gustativas del umami. A continuación, los aminoácidos llegan a la sangre y al cerebro, donde entran en contacto directo con los tanicitos.

 

"Que hayamos descubierto ahora que los tanicitos pueden detectar aminoácidos nos ayuda a encontrar nuevas maneras de controlar el sobrepeso", afirman los investigadores.

 

Intervención alimentaria sencilla 

Hay altas concentraciones de L-lisina y L-arginina en la carne de cerdo y vaca, pero, por supuesto, la carne roja también tiene muchas desventajas. Por suerte, también hay mucho en el pollo, la caballa, las ciruelas, los albaricoques, los aguacates y las almendras. En mucha menor cantidad también está en las proteínas de los cereales, lo que podría explicar la ausencia de saciedad que provocan los alimentos derivados de ellos. Otra explicación es que el gluten inhibe la unión de la leptina con su receptor. Como es lógico, lo uno no tiene por qué excluir lo otro.

 

La (páleo)dieta se puede adaptar fácilmente, introduciendo más alimentos de los arriba mencionados, aprovechando así al máximo su efecto supresor del apetito. Si es necesario, se pueden obtener fácil y rápidamente dosis más altas mediante un suplemento de proteína en polvo de alta calidad (por ejemplo, proteína de arroz).

 

Otras aplicaciones 

Además, la L-lisina se utiliza en la práctica ortomolecular para otra cosa muy distinta: como remedio para infecciones víricas [3]. Especialmente las infecciones por herpes, como las calenturas labiales (herpes simple) o la culebrilla (herpes zóster), se pueden tratar eficazmente con L-lisina.

 

Finalmente, la combinación de L-arginina y L-lisina se suele usar para estimular el restablecimiento físico después de una carga intensa [4]. Y es que esta combinación refuerza el proceso de regeneración propio del organismo para que el sistema inmune siga funcionando de forma óptima.

 

Fuentes 

[1] Greta Lazutkaite et al., Amino acid sensing in hypothalamic tanycytes via umami taste receptors, Molecular Metabolism, Published online: September 13, 2017

[2] Daniel A. Lee et al.,  Tanycytes of the Hypothalamic Median Eminence Form a Diet-Responsive Neurogenic Niche, Nat Neurosci. 2012 May; 15(5): 700-702.

[3] http://naturafoundation.nl/monografie/L-Lysine.html

[4] http://naturafoundation.nl/monografie/L-Arginine_en_L-Ornithine.html