Noticias

Sábado 31 Marzo 2018

Las verduras con vitamina K retrasan el envejecimiento del cerebro

La vitamina K presente en las verduras de hoja puede ayudar a retrasar el envejecimiento cerebral, según un estudio de la Rush University realizado entre 960 personas ancianas durante unos cinco años. Una ración diaria de verduras de hoja retrasó significativamente el deterioro cognitivo.

 

Por una investigación anterior ya se sabía que comer verduras de hoja es la manera más sencilla y efectiva de proteger el cerebro contra el deterioro cognitivo [1]. El objetivo de este estudio de la Rush University de Chicago era averiguar qué nutrientes de las verduras de hoja son los responsables de este efecto.

 

En este estudio prospectivo participaron 960 personas con edades entre 58 y 99 años. Durante casi cinco años, rellenaron cuestionarios acerca de su patrón alimentario y se les hizo al menos dos extensos tests cognitivos. El resultado se ha publicado en Neurology [2].

 

Cerebro diez años más joven 

En este estudio, el envejecimiento del cerebro resultó estar asociado con la ingesta de vitamina K. Lo mismo se pudo observar con el ácido fólico, la luteína, el nitrato, el tocoferol y kaempferol. Parece ser que estas vitaminas y sustancias bioactivas procedentes de la verdura de hoja (como la espinaca, la lechuga o la acelga) son las responsables de retrasar la pérdida de capacidad cognitiva de los ancianos.

 

Así, resultó que las personas mayores que comían entre una o dos raciones al día de verdura de hoja verde tenían las mismas capacidades cognitivas que gente con más de diez años menos [3]. Esto no era así entre los ancianos que no comían verdura de hoja verde o comían poca.

 

Protección del sistema nervioso 

Los investigadores destacaron el (ya conocido) importante papel que tienen estos nutrientes y sustancias bioactivas a la hora de proteger el sistema nervioso y reducir el riesgo de alzhéimer. A esto hay que añadir el mantenimiento de un nivel óptimo de carotenoides, la reducción del estrés oxidativo, el buen funcionamiento de las mitocondrias y la prevención de la neuroinflamación.

 

La vitamina K, el ácido fólico, la luteína, el nitrato, el tocoferol y el kaempferol procedentes de verduras de hoja verde protegen el sistema nervioso y contribuyen al retraso del deterioro cognitivo. Entre una y dos porciones diarias de verdura reducen más de diez años el envejecimiento cerebral.

 

Fuentes

[1] M. C. Morris, D. A. Evans, C. C. Tangney, J. L. Bienias and R. S. Wilson, Associations of vegetable and fruit consumption with age-related cognitive change, First published October 23, 2006,  DOI: https://doi.org/10.1212/01.wnl.0000240224.38978.d8

[2] Martha Clare Morris, Yamin Wang, Lisa L. Barnes, David A. Bennett, Bess Dawson-Hughes and Sarah L. Booth, Nutrients and bioactives in green leafy vegetables and cognitive decline Prospective study, First published December 20, 2017,  DOI: https://doi.org/10.1212/WNL.0000000000004815

[3] https://www.nutraingredients.com/Article/2018/01/05/Nutrient-rich-veg-slows-brain-aging-down-by-over-a-decade-scientists-claim