Noticias

Viernes 13 Abril 2018

Recuperación de la barrera intestinal con beta-glucanos

En el tratamiento del intestino se suele utilizar L-glutamina para reducir la permeabilidad de este órgano. Pero un estudio reciente demuestra que hay otra terapia complementaria que podemos aplicar: la administración de beta-glucanos procedentes de setas.

 En los países asiáticos, las setas como el shiitake, el maitake y la gírgola son apreciadas desde hace siglos por sus propiedades nutricionales y medicinales. Los beta-glucanos son fibras complejas, polisacáridos, que están presentes en abundancia en estas setas. Además de a partir de setas, también pueden aislarse a partir de levadura (de cerveza) y de la pared celular de la avena y la cebada. El lentinano del shiitake está compuesto en su totalidad por beta-glucanos 1,3/1,6. Son sobre todo estos beta-glucanos los que tienen un efecto inmunomodulador. Han demostrado tener efectos positivos en diferentes cuadros sintomáticos. 


Enfermedades intestinales inflamatorias

Ya se había demostrado in vitro e in vivo que el shiitake, el maitake y la gírgola producen mejorías en las enfermedades intestinales inflamatorias (colitis ulcerosa, enfermedad de Crohn) mediante la inhibición de mediadores inflamatorios y de la actividad del NF-κB. Además, ya se había comprobado en un estudio que el estrés (psicológico) crónico y agudo puede provocar la desgranulación de los mastocitos, lo cual debilita la barrera intestinal y aumenta su permeabilidad. En general, una mayor permeabilidad intestinal está considerada en todos los casos un cofactor de numerosas enfermedades crónicas.

 

Investigación reciente

Un reciente estudio sobre enteropatías inflamatorias ha demostrado que la permeabilidad intestinal (leaky gut, en inglés) puede reducirse con fibra alimentaria prebiótica con beta-glucano. El beta-glucano produje mejoras en la función de barrera del intestino, tanto en pacientes con la enfermedad de Crohn como en el grupo de control.

Si bien la desgranulación de los mastocitos puede acrecentar la permeabilidad de las células intestinales y los espacios entre ellas, el beta-glucano debilita este efecto. Esto se produce a través del epitelio asociado al folículo que está sobre las placas de Peyer y a través de las vellosidades intestinales. Además, parece ser que tanto las placas de Peyer como las vellosidades intestinales pueden absorber beta-glucano.


Mecanismo de acción del beta-glucano

Los beta-glucanos 1,3/1,6 son importantes para el refuerzo inmune no específico. Sobre todo resultan estimulados los macrófagos y los neutrófilos, que pertenecen a la primera línea de defensa del sistema inmune. Pueden neutralizar a los patógenos mediante fagocitosis. Por otra parte, producen citocinas importantes, lo que también puede acabar poniendo en marcha el sistema inmune humoral.

Los granulocitos neutrófilos son unas de las primeras células inmunes en reaccionar ante una infección. Además de macrófagos, contienen receptores específicos (receptores CR3) para la macromolécula beta-glucano. La adhesión a estos receptores mejora la potencia destructora de estos neutrófilos y la migración hacia el lugar de la infección.

El pretratamiento de los neutrófilos con beta-glucanos mejora su capacidad de dirigirse por el torrente sanguíneo, con ayuda de las quimiocinas, hacia el lugar de la infección. Hay indicios de que los beta-glucanos devuelven el equilibrio a un sistema inmune dominado principalmente por la defensa humoral (controlado por linfocitos colaboradores Th2), orientándolo hacia una respuesta inmune fundamentalmente celular, más controlada por linfocitos colaboradores Th1, lo cual aumenta la resistencia frente a infecciones bacterianas y parasitarias. Además, el restablecimiento del equilibrio entre Th2 y Th1 puede reducir las reacciones alérgicas.

 

Posibilidades

 El beta-glucano no solo puede proporcionar alivio en caso de enteropatías inflamatorias. Su efectividad a la hora de mejorar la permeabilidad intestinal del grupo de control sano también ofrece perspectivas. El beta-glucano podría, por ejemplo, compensar el efecto dañino del estrés anteriormente mencionado sobre la función de barrera del intestino.



Referencias

 
Ganda Mall, J.P. Casado-Bedmar, M. Winberg, M.E.  Brummer, R.J.  Schoultz, I.  Keita, Å.V. “A beta-Glucan-Based Dietary Fiber Reduces Mast Cell-Induced Hyperpermeability in Ileum From Patients With Crohn’s Disease and Control Subjects”​ Inflammatory Bowel Diseases​ Volume 24, issue 1, Pages 166–178.

Ashley L. St. John, Gladys W.X. Ang, Abhay P.S. Rathore, Soman N. Abraham. Reprograming Immunity to Food Allergens. Journal of Allergy and Clinical Immunology, 2018; DOI: 10.1016/j.jaci.2018.01.020

http://naturafoundation.nl/monografie/Betaglucaan.html

http://naturafoundation.nl/monografie/medicinale_paddenstoelen.html