Noticias

Martes 11 Diciembre 2018

La microbiota es importante para la resiliencia

La microbiota tiene un papel clave en nuestra reacción al estrés psicológico y físico, e influye en cuán resilientes somos, según un amplio estudio bibliográfico. ¿Pero qué es exactamente la resiliencia? 

En una extensa revisión bibliográfica, investigadores del MD Anderson Cancer Center de Houston, el hospital Monte Sinaí de Nueva York y el University College de Cork, Irlanda, han investigado el concepto de resiliencia. La resiliencia se describe en este contexto como "la capacidad de los individuos de adaptarse y recuperarse de circunstancias desfavorables y estresantes". Y resulta que nuestra microbiota tiene aquí un papel clave. El artículo se ha publicado en la revista Brain, Behavior and Immunity. 


Relación entre el estrés y el sistema inmune

De su estudio bibliográfico se desprende, en primer lugar, que las personas con más recursos a la hora de defenderse psíquicamente tienen un sistema inmune más fuerte. Esta relación se conoce desde hace 25 años, pero los estudios estaban orientados en primera instancia hacia los factores psicológicos. Durante mucho tiempo se consideró la relación entre el estrés y la inmunidad como unidireccional, pero ahora se ha comprendido que los mediadores inmunes (como la histamina) también pueden determinar cómo el cerebro procesa la información y reacciona a ella fisiológica y conductualmente. 
Así resulta, por ejemplo, que cuando se hacía que el sistema inmune de individuos resilientes fuese más propenso a las infecciones, ello los volvía también más sensibles al estrés. Y con las personas sensibles al estrés sucedía justo a la inversa. 


Desarrollo de psicobióticos

Hasta hace poco, los psiquiatras y psicólogos clínicos negaban la influencia de la dieta, pero los investigadores dicen que ya hay bastantes pruebas de que una alimentación pobre en nutrientes y los antibióticos provocan una disbiosis en el intestino [2]. Además, ya existe amplio consenso sobre el hecho de que una microbiota desequilibrada tiene efectos perjudiciales para las personas y, por tanto, también sobre su resiliencia. 


Por otra parte, sería interminable nombrar las cepas bacterianas específicas que pueden influir positivamente en la flora intestinal. En la bibliografía solo pudieron encontrar algunas cepas de bifidobacterias y lactobacilos con efectos cognitivos positivos demostrados, como la reducción de la sensación de ansiedad y estrés. En cualquier caso, otros estudios con voluntarios sanos indican que los psicobióticos pueden aumentar la resiliencia y ayudar a prevenir la depresión. También una dieta mediterránea sana puede tener efectos antidepresivos, probablemente también a través de la microbiota. 


Psiquiatría nutricional

En consecuencia, hoy por hoy la psiquiatría nutricional, con la aplicación de psicobióticos (como, por ejemplo, pre- y probióticos y dieta con nutrientes específicos), es un área de investigación incipiente con muchas posibilidades, concluyen los investigadores. 


Fuentes

[1] Robert Dantzer, Sheldon Cohen, Scott J.Russo, Timothy G. Dinand, Resilience and immunity, Brain, Behavior, and Immunity, available online 10 August 2018, https://doi.org/10.1016/j.bbi.2018.08.010 

[2] https://www.nutraingredients.com/Article/2018/08/16/Microbiome-seen-as-key-factor-in-resilience-immunity-equation