Noticias

Viernes 21 Junio 2019

Hacer ejercicio con frecuencia es importante para la memoria

De hecho, se dice que estar sentados es el nuevo tabaco. Cuando se está en esta posición más de media hora, el cuerpo produce factores inflamatorios que perjudican a todos los sistemas fisiológicos. Y esto incluye también al cerebro, que forma parte del sistema nervioso central.

 

Permanecer sentados durante mucho tiempo en la misma postura aumenta el riesgo de enfermedad cardiovascular, diabetes y muerte prematura. Cuando se está en esta posición más de media hora, el cuerpo produce factores inflamatorios que perjudican a todos los sistemas fisiológicos, incluido el cerebro.

 

Un estudio neurobiológico indica que moverse con frecuencia es importante para la memoria. Estar sentados mucho tiempo parece tener un efecto negativo sobre las funciones de la memoria. También hay indicios de que el ejercicio es importante para los procesos de aprendizaje. La memoria está relacionada con la conservación de la información aprendida, y aprender significa adquirir nuevos conocimientos y capacidades mediante la formación de redes neuronales. ¿Pero qué es lo que ocurre exactamente en el cerebro?

Lóbulo temporal medial

Investigadores norteamericanos han concluido en el estudio PLOS ONE que sentarse mucho tiempo está relacionado con el adelgazamiento de la parte medial del lóbulo temporal (LTM) en adultos. El lóbulo temporal medial, junto con el hipocampo, es responsable del almacenamiento temporal de los nuevos conocimientos sobre hechos y acontecimientos. El adelgazamiento del LTM puede preceder al deterioro cognitivo y la demencia en personas a partir de mediana edad.

 

El estudio está parcialmente basado en encuestas (International Physical Activity Questionnaire) rellenadas por 35 adultos no dementes de la categoría de edad entre 45 y 75 años. La información obtenida de estos cuestionarios se codificó y a continuación fue analizada. A los participantes del estudio también se les hizo una resonancia en la que se obtuvieron imágenes detalladas del LTM. Los investigadores descubrieron que pasar mucho tiempo sentados era un predictor significativo de adelgazamiento del LTM, y que estar en esa posición todo el día no puede ser compensado con una hora de ejercicio intenso.

 

El estudio no demuestra que estar sentados a menudo cause adelgazamiento de las estructuras cerebrales, sino que estar sentado ininterrumpidamente (por mucho tiempo) hace que el LTM sea más fino. Los investigadores quieren llevar a cabo un estudio de seguimiento en el que se observe a un grupo de personas durante un periodo de tiempo más largo. De esta forma se podrá saber si el estar sentados es la causa principal del adelgazamiento del LTM y qué papel pueden tener el sexo, la raza y el peso corporal en la salud de las personas en relación con la posición sedente.

Moverse más rápido, aprender más rápido

Otro nuevo estudio, realizado en Portugal y publicado en la revista Nature Neuroscience, demuestra que los ratones aprenden mejor cuanto más rápido se mueven. Los investigadores llevan años intentando comprender mejor la plasticidad celular y cómo cambian las conexiones neuronales en el cerebelo al aprender una tarea motriz. El cerebelo realiza numerosas funciones relacionadas con el movimiento (desplazamiento) y el equilibrio, la cognición y el aprendizaje de movimientos avanzados. Calibra y refina los movimientos en un entorno cambiante para coordinarlos de una manera muy precisa. Para comprender los cambios celulares en el cerebelo correspondientes al aprendizaje, al principio los científicos analizaron una tarea de aprendizaje condicionante clásica.

 

Durante estos experimentos, los ratones tenían que aprender a cerrar los párpados en reacción a un destello de luz (estímulo visual) mientras corrían en una rueda. El experimento no funcionó porque no se tuvo en cuenta la velocidad de marcha de los ratones. Cuando sí se tuvo en cuenta, apareció una llamativa relación causal. Los ratones que corrían rápido tenían un mejor rendimiento que los que lo hacían lento. A continuación, los investigadores quisieron averiguar el mecanismo subyacente. ¿El efecto de correr deprisa sobre el aprendizaje era específico del sistema visual? ¿Podían los ratones ver mejor al correr y por eso aprendían también mejor?

 

Se volvió a entrenar a los ratones. Ahora tenían que aprender a cerrar los párpados al percibir otros tipos de estímulos sensoriales (como oír un sonido o sentir una vibración en sus bigotes). Nuevamente resultó que al proporcionarles estímulos diferentes, la velocidad de marcha influía en el comportamiento de aprendizaje. Mediante otra técnica (optogenética) con la que se puede estimular directamente neuronas específicas con luz láser, se activó la fibra musgosa. El resultado fue que aumentó la capacidad de aprendizaje. En pocas palabras, la estimulación directa de esta fibra cerebral, que está relacionada con el cerebelo, mejora la capacidad de aprendizaje. Una de las implicaciones del estudio es que no solo influye en el aprendizaje el desplazamiento rápido, sino también la estimulación directa de la fibra musgosa.

Conclusión

Está claro que hay ventajas asociadas al ejercicio frecuente. Numerosos estudios recientes constatan una reducción de la mortalidad general, las enfermedades cardiovasculares, la hipertensión, los accidentes cerebrovasculares, la diabetes mellitus tipo 2, y los cánceres de colon y mama. Asimismo aumenta el estado de forma cardiovascular y muscular, que va aparejado a un peso y composición corporales más sanos.

Fuentes

Siddarth P, Burggren AC, Eyre HA, Small GW, Merrill DA (2018) Sedentary behavior associated with reduced medial temporal lobe thickness in middle-aged and older adults. PLoS ONE 13(4): e0195549. https://doi.org/10.1371/ journal.pone.0195549

Locomotor activity modulates associative learning in mouse cerebellum

Catarina Albergaria, N. Tatiana Silva, Dominique Pritchett, Megan R. Carey

bioRxiv 099721; doi: https://doi.org/10.1101/099721