Noticias

Lunes 13 Mayo 2019

Nuevas estrategias de tratamiento para el mal funcionamiento mitocondrial

La causa de la disfunción de las mitocondrias suelen ser mutaciones en el ADN mitocondrial (ADNmt), que pueden provocar enfermedades del cerebro, los músculos esqueléticos y el corazón. Aumentar el número de copias de ADNmt ayuda, según este estudio con ratones. Pero también la PQQ puede dar resultado.


Las mitocondrias son los proveedores de energía de la célula. Mediante el ciclo de Krebs, producen ATP: una sustancia llena de energía que se puede emplear en cualquier lugar de la célula para realizar trabajo. Las mitocondrias tienen su propio ADN, llamado ADNmt, del cual suele haber miles de copias en cada célula. Las mitocondrias que no funcionan bien dan problemas sobre todo en tejidos con alto consumo de energía, por lo que esta situación produce enfermedades en el cerebro, los músculos esqueléticos y el corazón. 


La disfunción mitocondrial a menudo tiene su origen en mutaciones (cambios genéticos) del ADNmt. El ADNmt mutado solo produce síntomas cuando el número de copias excede un umbral crítico. En la mayoría de los casos patológicos aún quedan copias de ADNmt normal, por lo que estas están en la misma célula junto con el ADNmt mutado.

 

Multiplicar el ADNmt ayuda

En este estudio del Instituto Karolinska se ha demostrado que se podía mejorar el funcionamiento de las mitocondrias de los ratones multiplicando su ADNmt. El estudio está publicado en Science Advances, y puede dar lugar a nuevas estrategias de tratamiento para las enfermedades mitocondriales, según señalan los investigadores [1].


Los científicos utilizaron un modelo con ratones con una mutación patológica del ADNmt. El ADN mitocondrial fue manipulado aumentando o reduciendo la expresión de una proteína (TFAM). Esta proteína controla el número de copias de mitocondrias. A continuación, los investigadores estudiaron qué influencia tenía una cantidad alta o baja de copias de ADNmt sobre la condición física general, y en qué medida se daban cambios moleculares en diferentes órganos.


Los científicos concluyeron que su estudio demuestra que aumentar el número de copias de ADNmt puede mejorar la función mitocondrial y reducir los síntomas de las enfermedades mitocondriales.

 

Uso de PQQ

A este respecto, existe otra posibilidad para mejorar la función mitocondrial: el uso de pirroloquinolina quinona (PQQ), un compuesto relacionado con las vitaminas B. La PQQ estimula el crecimiento de las mitocondrias, y es esencial para su buen funcionamiento. La PQQ se halla, por ejemplo, en el pimiento verde, el kiwi, la papaya, el perejil, el tofu y el té verde.


Estudios han demostrado que la suplementación con PQQ mejora la producción de energía al ejercer una influencia directa sobre enzimas clave de las mitocondrias. Funciona como coenzima de reacciones de oxidación-reducción. Gracias a ello no solo protege las mitocondrias frente al estrés oxidativo, sino que también induce la fosforilación, activa el ciclo de Krebs y favorece así la función mitocondrial. Puede leer más sobre la PQQ en esta monografía:

http://naturafoundation.es/monografie/PQQ.html

 

De la combustión anaeróbica a la aeróbica

Por último, naturalmente es importante ver si hay un sistema inmune activado (crónicamente), porque eso produce combustión citoplasmática anaeróbica (fermentación), liberándose muchos radicales libres que dañan a las mitocondrias. Así pues, es importante que el terapeuta, además de utilizar PQQ, inhiba el sistema inmune y consiga que el cliente vuelva a pasar a una combustión principalmente mitocondrial.

 

Fuentes

[1] R. Filograna et al., Modulation of mtDNA copy number ameliorates the pathological consequences of a heteroplasmic mtDNA mutation in the mouse, Science Advances (2019). DOI: 10.1126/sciadv.aav9824

[2] https://medicalxpress.com/news/2019-04-tackle-mitochondrial-disease.html