Noticias

Viernes 8 de junio 2018

La necesidad de una conciencia orgánica

La necesidad de una conciencia orgánica

 

Por el Dr. Leo Pruimboom y Fany Alayon

 

Introducción

La vida moderna se caracteriza por numerosos factores de riesgo nuevos, tales como la contaminación del aire, el estilo de vida sedentario, el tabaquismo, la abundancia de alimentos y los pesticidas y herbicidas derivados de los alimentos. A menudo, nosotros mismos podemos influenciar la mayoría de estos factores de riesgo "cercanos" mediante pequeños cambios de comportamiento. Podríamos incluir ¨pausas de estar sentados¨ cada 30 minutos con actividad física, podríamos dejar de fumar, comer menos y prevenir el consumo de pesticidas mediante el uso de alimentos orgánicos. La contaminación del aire y otros factores de riesgo que están fuera del alcance de nuestra influencia personal, incluyendo las políticas, la carga económica, el terrorismo, todavía pueden afectar nuestra salud, pero significativamente menos. Es también así que el uso de los llamados disparadores "horméticos" (descansos para sentarse, ejercicio, baja frecuencia de comidas) protegen contra esos otros factores de riesgo y eso aumentaría la salud y el bienestar aún más. Uno de los factores más nocivos para la salud humana en general, y especialmente para los niños en crecimiento, es la presencia de pesticidas y herbicidas en los alimentos. Los pesticidas y herbicidas afectan a todos los órganos humanos y más seriamente a un órgano en particular; el cerebro humano. Este artículo revisa la evidencia científica de: 1. La presencia de muchos pesticidas y herbicidas en los alimentos comunes, 2. Las vías relacionadas con sus efectos perjudiciales, y 3. Cómo mejorar la salud y el funcionamiento cerebral comiendo casi siempre alimentos orgánicos y la desintoxicación de las toxinas ya almacenadas en nuestros cuerpos.

 

1. Los alimentos y la presencia de pesticidas y herbicidas residuales

Los pesticidas pueden introducirse en las frutas y verduras durante las diferentes fases de producción. Algunos pesticidas se usan antes de la floración, algunos mientras las frutas están creciendo y otros después de la cosecha. Por lo tanto, la ubicación de los pesticidas en las frutas también puede ser diferente. Los pesticidas post-cosecha son la principal fuente de pesticidas sintéticos en los alimentos. Los herbicidas entran en las plantas a través del transporte desde el suelo y la mayoría de los herbicidas (como el Roundup) no afectan a la planta en sí misma y, por lo tanto, son "aceptados" por ellas. Por lo tanto, los herbicidas pueden estar presentes en múltiples alimentos sin ningún padecimiento de la planta en sí. Estudios recientes de las oficinas de salud europeas y estadounidenses muestran que casi el 85% de las frutas y verduras más consumidas contienen pesticidas residuales. Un total de 10.000 muestras reveló una tasa de contaminación del 82% en frutas y de 62% en vegetales; El 97% de todas las manzanas, el 83% de todas las uvas, el 60% de todos los tomates, el 57% de todos los hongos y el 52% de todas las ciruelas contienen pesticidas. El resultado más asombroso de esos estudios es la presencia de clorpirifós en el puesto 4 de entre todos los pesticidas en los alimentos. 

 

Los efectos dañinos del clorpirifós en el cerebro en desarrollo son escasamente sorprendentes, dado que este producto químico fue desarrollado inicialmente para atacar el sistema nervioso al inhibir los neurotransmisores en el cuerpo. Introducidos por primera vez como agentes de gas nervioso durante la Segunda Guerra Mundial, los productos químicos organofosforados fueron posteriormente reutilizados por las compañías químicas como insecticidas y otros pesticidas.  Los clorpirifós son organofosforados con un amplio efecto dañino en el cerebro. El daño cerebral afecta la pérdida de la cognición, la hiperactividad, la pérdida de memoria, la agresión y la deformación de los lóbulos frontales. Esto último es especialmente peligroso por el hecho de que esta parte del cerebro respalda a la función ejecutiva: un conjunto crítico de habilidades mentales que permite a las personas planificar, organizar y completar tareas a lo largo de la vida. De hecho, una revisión (suponiendo una población de 25.5 millones de niños de 0 a 5 años en los Estados Unidos) calcula una pérdida total de 16.9 millones de puntos de CI debido a la exposición a los organofosforados, de los cuales el clorpirifós es el más ampliamente utilizado. Otro estudio con cocodrilos en Costa Rica mostró que los caimanes que viven cerca de las plantaciones de banano eran más pequeños, su peso corporal era 50% menor y su esperanza de vida se veía significativamente reducida. Los plátanos pertenecen a los cultivos más contaminados. Los dos pesticidas comunes presentes en los bananos son el tiabendazol (en el 63% de todos los bananos) y el imazalil (en el 23%). El mayor problema de los pesticidas del banano es que penetran en la fruta misma y no permanecen sólo en la piel.

 

En resumen, la contaminación de frutas y verduras es más que común y estos compuestos pueden ser altamente tóxicos para el desarrollo y la función de múltiples órganos del cuerpo humano. Los niños corren el mayor riesgo, debido a sus cuerpos más pequeños, a su constante crecimiento y a una respiración más rápida. En la mayoría de los casos, las concentraciones no superan los niveles de seguridad determinados por la ley. Sin embargo, estos "límites seguros" pueden subestimar el riesgo real para la salud, como en el caso de la exposición simultánea a dos o más sustancias químicas, que ocurre en las condiciones de la vida real y que puede tener efectos sinérgicos. Los residuos de pesticidas también se han detectado en muestras de leche materna humana, y existe preocupación sobre la exposición prenatal y los efectos sobre la salud infantil.

 

2. Las vías relacionadas con los efectos perjudiciales de los pesticidas y herbicidas residuales

La clase general de pesticidas ha sido asociada con efectos sobre la salud, como trastornos endocrinos, efectos sobre el desarrollo embrionario, metabolismo lipídico y alteraciones hematológicas y hepáticas. Los organofosforados, de los cuales el más común es el glifosato, han sido asociados con los efectos sobre la función de las enzimas colinesterasas, disminución de la secreción de insulina, alteración del normal metabolismo celular de las proteínas, carbohidratos y grasas, y también con los efectos genotóxicos y efectos sobre la función mitocondrial , causando estrés oxidativo celular y problemas en los sistemas nervioso y endocrino. Los estudios poblacionales han revelado las posibles relaciones entre la exposición a los pesticidas organofosforados y serios efectos para la salud, incluyendo enfermedades cardiovasculares, efectos negativos en el sistema reproductor masculino y en el sistema nervioso, demencia y también un posible aumento del riesgo del linfoma no hodgkiniano. Además, la exposición prenatal a los organofosforados se ha correlacionado con la disminución de la duración gestacional y con problemas neurológicos que ocurren en los niños. 

 

Con respecto al glifosato, cuya seguridad es objeto de una controversia científica actualmente, éste es el herbicida más ampliamente utilizado en la agricultura actual, especialmente desde la introducción de los cultivos genéticamente modificados tolerantes al glifosato, como ciertos tipos de soja y maíz. Su uso extensivo en el cultivo de soja genéticamente modificada ha generado preocupación sobre los posibles efectos estrogénicos sinérgicos debido a la exposición simultánea al glifosato y al fitoestrógeno "genisteína", que es un isoflavonoide común presente en los granos de soja  y en los productos de soja. El glifosato puede mostrar actividad disruptiva endocrina, afectar los eritrocitos humanos in vitro y promover la carcinogenicidad en la piel del ratón. Además, se considera que causa una interrupción extrema en la vía de shikimato, que es una vía que se encuentra en las plantas y las bacterias, así como en las bacterias intestinales humanas. Esta interrupción puede afectar el suministro de organismos humanos con aminoácidos esenciales. Las formulaciones comerciales del glifosato se consideran más tóxicas que la sustancia activa sola. Los herbicidas a base de glifosato, como el conocido "Roundup", pueden causar daños en el ADN y actuar como perturbadores endocrinos en las líneas celulares humanas y en células testiculares en las ratas, causar daños a las células cutáneas humanas cultivadas y promover la muerte celular en las células testiculares de animales experimentales. También hay evidencia de su posible capacidad de afectar el citoesqueleto y el transporte intracelular. Un estudio reciente examinó la posible relación entre el glifosato, los cultivos genéticamente modificados y el deterioro de la salud en los Estados Unidos. Los análisis de correlación generaron inquietud sobre las posibles conexiones entre el uso del glifosato y diversas enfermedades y efectos en la salud, tales como la hipertensión, la diabetes, los derrames cerebrales, el autismo, la insuficiencia renal, las enfermedades de Parkinson y Alzheimer, y el cáncer. Además, existe preocupación sobre la posible capacidad del glifosato para causar intolerancia al gluten, un problema de salud asociado con las deficiencias en metales traza (oligoelementos) esenciales, problemas reproductivos y un mayor riesgo de desarrollar el linfoma no hodgkiniano.

En palabras más populares: los pesticidas y herbicidas usados comúnmente pueden causar daño cerebral, cáncer, pérdida de memoria, comportamiento hiperactivo, pérdida de la capacidad de aprendizaje, agresión, enfermedad pulmonar, obesidad, diabetes, Alzheimer, Parkinson, autismo e insuficiencia renal.


3. Cómo mejorar la salud y el funcionamiento del cerebro comiendo casi siempre alimentos orgánicos y la desintoxicación de las toxinas ya almacenadas en nuestros cuerpos.

Parece obvio que la comida no orgánica realmente causa un desafío a la salud de los humanos en todo el mundo. La comunidad médica ha entendido desde hace mucho que los niños pueden ser más vulnerables que los adultos cuando enfrentan un nivel equivalente de exposición a una droga u otro medicamento.

Las diferencias relacionadas con la edad en la susceptibilidad a los productos químicos y la vulnerabilidad particular de los niños muy pequeños, reflejan los delicados procesos que acompañan el desarrollo de los órganos y la falta de madurez fisiológica. También existen diferencias relacionadas con la edad en los niveles de exposición a los productos químicos que se encuentran en el medio ambiente; por unidad de peso corporal, los niños comen más y beben más agua, ambas fuentes potenciales de exposición. También respiran más rápido y pueden inhalar más contaminantes del aire por kilo de peso corporal que los adultos. La documentación de las diferencias entre los niños y adultos es parte integral de las evaluaciones de seguridad de los medicamentos de la agencia del gobierno de los Estados Unidos FDA (Food and Drug Administration: Administración de Alimentos y Medicamentos); parece razonable aplicar este enfoque también a las determinaciones de la seguridad de los productos químicos ambientales no medicinales.

 

Las recomendaciones comunes sobre cómo disminuir la exposición a pesticidas y herbicidas en los alimentos están relacionadas con el lavado de la piel (¡antes de pelarlos!), La eliminación de la piel y el calentamiento. Sin embargo, esto no elimina los pesticidas en las frutas o verduras en sí mismas. La única forma factible de proteger a los humanos y a los niños en particular es el uso de alimentos orgánicos. Un estudio reciente (n = 4400 sujetos) mostró que el uso constante de alimentos orgánicos disminuyó la presencia de pesticidas en el cuerpo humano en más del 65% en un período relativamente corto. El uso a largo plazo fue incluso más efectivo y, tanto los períodos cortos como largos de uso de alimentos orgánicos se relacionaron con mejores resultados de salud y funcionamiento del cerebro. 

 

Conclusión

La Comisión Europea para la Salud y la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos (EPA, por sus siglas en inglés) estuvieron a punto de prohibir muchos pesticidas de múltiples alimentos incluso hasta el mes pasado. Donald Trump decidió liberar los diferentes límites del uso de pesticidas y herbicidas en la agricultura. El Gobierno alemán votó a favor de una moción que apoyaba el uso prolongado, por un período de 5 años, del Roundup. Estas decisiones afectarán a la mayoría de los cultivos aún más en el futuro, con un peligro creciente para nuestros hijos, para el medio ambiente y para nosotros mismos. 

 

Literatura

1. Curl et al, Estimating Pesticide Exposure from Dietary Intake and Organic Food Choices: The Multi-Ethnic Study of Atherosclerosis (MESA), Environmental Health Perspectives 2015, vol. 123, no 5

2. Grant et al, Pesticides in Blood from Spectacled Caiman (Caiman Crocodilus) Downstream of Banana Plantations in Costa Rica, Environmental Toxicology and Chemistry 2013, vol. 32, no. 11, pp. 2576–2583
3. Kruvea et al, Pesticide Residues in Commercially Available Oranges and Evaluation of Potential Washing Methods, Proc. Estonian Acad. Sci. Chem. 2007, 56, 3, 134–141
4. https://moniquevandervloed.nl/pesticiden-op-bananen-hoe-erg-is-het-eigenlijk/
5.https://articles.mercola.com/sites/articles/archive/2018/01/16/pesticide-residues-in-fresh-produce.aspx
6. Rauh V.A., Polluting Developing Brains — EPA Failure on Chlorpyrifos, N. Engl. J. Med. 378; 13, nejm.org 2018
7. Stamati et al, Chemical Pesticides and Human Health: The Urgent Need for a New Concept in Agriculture, Frontiers in Public Health, 2016, vol. 4, article 148