Noticias

Viernes 8 de junio 2018

La influencia de la epigenética en el envejecimiento de las células inmunes

La influencia de la epigenética en el envejecimiento de las células inmunes

 

Las personas mayores generalmente son más susceptibles a las enfermedades que los jóvenes, porque el sistema inmune está sujeto al envejecimiento. No todas las personas sufren este envejecimiento en igual medida. Investigaciones recientes han demostrado que las diferencias relacionadas con la edad son causadas principalmente por condiciones epigenéticas.

 

Investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Stanford han sido capaces de identificar marcadores epigenéticos en los genes que producen las células inmunes. Ellos descubrieron que el número de marcadores epigenéticos de estos genes era significativamente mayor en los ancianos que en los jóvenes. Además, el número de marcadores en gemelos idénticos disminuyó significativamente en gemelos mayores que en gemelos más jóvenes. Estas desviaciones eran tan grandes que no pueden ser explicadas a partir de cambios genéticos. Los investigadores confirmaron que en la aparición de enfermedades no debe tomarse en cuenta únicamente la influencia de factores genéticos y que los factores ambientales que afectan el sistema inmunológico no pueden ser ignorados.

 

El envejecimiento está asociado con la inmunosenescencia, una condición en la que las células inmunes causan una especie de estado latente, que se encarga de producir un cambio gradual y natural en la estructura y funcionamiento del sistema inmune. Este envejecimiento inmune se caracteriza por una disminución de la inmunidad adaptativa y el desarrollo de una fase inflamatoria crónica. Como resultado, las personas de edad avanzada tienen un mayor riesgo de infecciones y retraso en la cicatrización de heridas, así como un gran número de enfermedades inflamatorias crónicas, incluyendo la artritis reumatoide, la aterosclerosis y la diabetes tipo II.

 

Los cambios relacionados con la edad en la inmunidad mediada por células adaptativas o adquiridas se asocian con cambios en la actividad de las células efectoras Th1 y Th2. Mientras que el sistema Th-1 es un sistema pro-inflamatorio y citotóxico celular, el sistema Th-2 es humoral y antiinflamatorio. Los sistemas Th1 y Th2 se inhiben entre sí e idealmente mantienen un equilibrio homeostático entre las respuestas mediadas por células y las respuestas humorales. Sin embargo, el envejecimiento altera esta homeostasis. La secreción de citocina del sistema Th1 disminuye a medida que aumenta la edad y se produce un desplazamiento hacia el predominio del sistema Th2. Se cree que tales desplazamientos están relacionados con, o indican un aumento, del riesgo de empeoramiento de síndromes, tales como las alergias (hiperactividad del sistema Th2), el eczema (hipoactividad del Th1 + hiperactividad del sistema Th2) y las enfermedades autoinmunes (el funcionamiento no suficientemente específico del sistema Th1).

 

La investigación mencionada muestra que los factores epigenéticos, más que los factores genéticos, influyen en el envejecimiento de las células inmunes. Las histonas, proteínas que están estrechamente relacionadas con el ADN, y que junto con el ADN forman la cromatina en el núcleo de la célula, son susceptibles a los marcadores epigenéticos. La cantidad y variabilidad de las modificaciones de las histonas en la cromatina de las células inmunitarias de los adultos jóvenes y mayores muestran que el envejecimiento se asocia con la ocurrencia de mayores diferencias entre los individuos. Estas diferencias son demasiado grandes para ser explicadas por los cambios genéticos. De esto se deduce que los cambios en la cromatina relacionados con el envejecimiento son causados predominantemente por influencias no hereditarias.

 

Los marcadores epigenéticos en las histonas influyen y determinan en gran medida el comportamiento de la célula. Estos marcadores no son estáticos. En contraste con nuestros genes que no cambian durante nuestra vida (con la excepción de las mutaciones no deseadas), los marcadores epigenéticos pueden ser aplicados o removidos rápidamente después de la exposición de una célula a agentes patógenos, nutrientes, factores de crecimiento u hormonas, o después de los cambios en el estado interno de la célula. Las células inmunes de las personas mayores contienen significativamente más marcadores epigenéticos en las histonas que las de los jóvenes. Estos provienen de factores como la alimentación, el sueño, la actividad física, las infecciones que se han padecido, el trabajo, el lugar de residencia, los pesticidas y el estrés físico o psicológico.

 

No todos los factores epigenéticos que influyen en el envejecimiento de las células inmunes pueden verse afectados. Para poder disfrutar de la mejor salud posible durante los años de vejez, se le aconseja a sus clientes (así como a usted mismo!) contribuir tanto como sea posible con los factores que si pueden ser influenciados para prevenir los cambios epigenéticos en los genes del sistema inmune. La calidad de la dieta y del sueño, la cantidad de ejercicio, el contexto del estilo de vida y el grado de reacción al estrés juegan un papel importante en esto. Por ejemplo, la falta de alimentos "epigenéticos", los alimentos que el cuerpo espera de acuerdo con su programación epigenética, ya es un factor de riesgo significativo para el desarrollo de enfermedades.

 

Los alimentos epigenéticos tienen un efecto beneficioso sobre la metilación. Estos incluyen entre otros la colina (huevo, lechuga tipo ¨iceberg o crujiente¨), la betaína (remolacha, mejillones) y la metionina (pescado, frutos secos), el sulforafano (brócoli), los ácidos grasos omega-3 DHA (pescados, mariscos), las vitaminas B (huevos, col , vegetales verdes, espárragos, pescado, aves de corral) y el yodo (algas, champiñones, pescado, crustáceos y mariscos). Para facilitar las cosas para usted y para su cliente, encontrará una deliciosa receta "epigenética" en otra parte de este boletín: Bacalao al vapor con espárragos y salsa de bayas. Disfrute mientras previene el envejecimiento inmune; ¡y con esto decimos: a ganar - a ganar!

 

Literatura

1. https://medicalxpress.com/news/2018-04-key-differences-young-older-people.html
2. Cheung, P. et al, Single-Cell Chromatin Modification Profiling Reveals Increased Epigenetic Variations with Aging, Cell 26 april 2018 
3. Heffner, K.L., Moynihan, J.A., Aging, Stress and Immunity, Primer of PschychoNeuroImmunology Research 2016