Noticias

Domingo 9 Abril 2017

Caso práctico: articulaciones y fatiga

Practicar con casos clínicos es un método ideal para perfeccionar tus capacidades terapéuticas. Por eso te presentamos el desafiante caso de Saskia, que siempre está cansada y tiene problemas articulares. ¿Sabes qué le pasa? ¿Qué intervenciones iniciarías tú?

 

A continuación presentamos un caso práctico de nuestro terapeuta de PNIc Martijn van Raamsdonk, asociado al Van Lith Healthness Center (www.vanlithhealthness.nl). El nombre de Saskia es ficticio. Lee primero el caso e intenta formarte una idea. Después, escribe tus conclusiones. ¡No sigas leyendo hasta haberlo hecho!

 

 

CASO PRÁCTICO 

Enfadada, triste y decepcionada con su propio organismo... Desde los cinco años, Saskia (36) ha tenido inflamaciones recurrentes en diferentes partes del cuerpo. Empezó tras un periodo muy estresante, cogió una gripe y desde entonces le toca cada dos por tres.

 

Al principio solo tenía molestias después de hacer deporte, pero en los últimos años son cada vez más frecuentes. Dolor en músculos y articulaciones, rigidez matutina, desgana y eterno cansancio. No solo ha tenido que reducir a media jornada su trabajo como consultora, sino que ya no puede practicar su actividad favorita, la danza.

 

El médico de cabecera la derivó al reumatólogo y, tras varios análisis de sangre, se confirmó el diagnóstico que ella tanto temía: tenía un gen que se asocia al reúma. Junto con sus patologías inflamatorias, el reumatólogo estableció el diagnóstico: artritis reumatoide.

 

Puede aguantar el dolor y la media jornada, pero la idea de verse cada vez más limitada a la hora de trabajar y practicar su afición, así como el impacto que tienen sus molestias en su relación, la han empujado a ponerse en contacto conmigo. ¿Puede la PNIc hacer algo por ella?

 

¿Qué intervención elegirías? Reflexiona primero y después escríbela la evaluación, la intervención y la conclusión del terapeuta a cargo del tratamiento. 

 

EVALUACIÓN DEL TERAPEUTA

 

El diagnóstico médico ya ha sido confirmado por el doctor: artritis reumatoide. Una etiqueta médica que no te dice nada sobre las molestias concretas de quien la sufre. Para Saskia significa inflamaciones recurrentes en músculos y articulaciones. Le duelen y los tiene muy rígidos cuando se levanta de la cama por las mañanas. Solo puede desempeñar su trabajo como consultora al 50%, y ya no puede practicar nunca su mayor pasión, bailar, su tiempo de calidad consigo misma y el momento de contacto con otras amigas que también bailan.

 

Debido a los dolores, la rigidez y la pérdida de energía, su relación con su marido tampoco es ya la que era. En vez de la chica simpática, atareada y llena energía de antes, ahora parece una señora mayor que por las tardes después del trabajo se sienta a descansar en el banco y luego se acuesta temprano.

 

INTERVENCIÓN 

Le explico a Saskia que generalmente el reúma tiene una evolución irregular, en la que se alternan periodos con más y menos molestias. Juntos discutimos las posibilidades que pueden modificar los achaques, entre ellas la inhibición de la inflamación a través de la dieta. De repente, Saskia vuelve a tener esperanzas. "Si podemos preparar mi cuerpo de forma óptima para luchar contra las inflamaciones y no permitimos que surjan otras nuevas, ¿podré vivir con menos molestias?", me pregunta.

 

Le enseñamos la dieta del ayuno intermitente, en la que abundan el pescado, las aves, los huevos, la verdura, la fruta, los frutos secos y las semillas. Evitamos los productos que puedan ser perjudiciales para su cuadro sintomático. También le prescribimos suplementos que tienen un efecto beneficioso sobre las barreras de su organismo, para que su sistema inmune pueda descansar y combatir así las inflamaciones de forma más eficaz. Finalmente, se lleva a casa una serie de ejercicios que la ayudan a manejar mejor el estrés.

 

CONCLUSIÓN 

Seis semanas después, Saskia se pone de nuevo en contacto conmigo. Me indica que recuperó la ilusión de inmediato tras nuestra primera consulta. Ha modificado sus hábitos alimenticios, utiliza los suplementos que regulan su sistema inmune y varias veces por semana practica los ejercicios que le he aconsejado para reducir el estrés. Por tanto, el hecho de tener "reúma" no significa que siempre vaya a provocarle muchas molestias. En casa, su marido también se entusiasmó enseguida, porque había posibilidades de recuperar a la "antigua" Saskia.

 

Sus molestias ya se han reducido al menos un 50%, y la semana pasada fue a correr por primera vez diez minutos por el bosque, un fantástico paso previo para su vuelta a la danza. Acordamos que tiene que volver aún unas cuantas veces. Durante estas consultas repasamos todos los factores necesarios que han contribuido a que Saskia haya desarrollado esta enfermedad, y eliminamos las partes sobre las que podemos intervenir. Ahora Saskia está muy contenta y sabe que la reducción de sus molestias tardará entre varios meses y un año.